10.1.12

Ver...o educar.



Veo en este sitio , en el número 164 el artículo que os dejo de Maria Fernanda Moscoso. En resumen se nos presenta la disyuntiva de ver y educar..o solo ver. El signo que nos toca a los docentes en estos tiempos.

LA EDUCACION QUE NOS VIENE

La instauración de la dictadura pinochetista abrió la ventana a la "oscura noche neoliberal" en toda la región. Impulsada por los "Chicago Boys" de Milton Friedman, América Latina se convirtió en un laboratorio de experimentos económicos y de la aplicación del dogmatismo neoliberal como referente ideológico. Uno de los máximos promotores de estas ideas, Frederick Von Hayek, en una entrevista al diario chileno El Mercurio en 1981, llegó a decir que el "sacrificio de vidas humanas era necesario en pos del interés general, expresado por la preservación de un número mayor de vidas en el futuro".
Los principios neoliberales se trasladaron rápidamente al sistema educativo y Chile también fue el laboratorio continental de las reformas educativas que se replicaron a lo largo y ancho de América. Estas se plasmaron en políticas modernizadoras tendentes a la privatización, la descentralización, la reducción del presupuesto público educativo, así como la modificación curricular al servicio del mercado, bajo el encuadre regulador de sistemas de evaluación de la función de los centros educativos y el desempeño docente.
Estas reformas educativas se han sostenido en corrientes pedagógicas, esto es, en la producción de cierto tipo de discursos sobre la educación, especialmente el neoliberalismo pedagógico, el cual, entre otras cosas, promueve diagnósticos cuyo fin es incorporar la competitividad y el utilitarismo como principios educativos.
Pues bien, no es casual, con los tiempos que corren, que en España haya aparecido un informe (Educación y Formación Profesional) encargado por la patronal CEOE sobre el sistema educativo cuya pretensión es llevar a cabo, precisamente, una radiografía con miras a proponer una reforma. Uno de los argumentos fundamentales del informe coincide con una de las premisas principales del pensamiento pedagógico neoliberal desarrollado en América: el sistema educativo es ineficiente y, en consecuencia, ha de ser transformado. Si bien es indiscutible que el sistema educativo en América necesitaba –y necesita– profundos cambios y transformaciones, la idea de ineficiencia dio lugar a la inserción de los principios de la pedagogía neoliberal que sugerían dónde, cómo y qué cambiar.
En España, el informe desarrolla varias ideas de las cuales destacaré una: la herencia fijada en los cromosomas del alumnado puede influir en el éxito escolar por encima del nivel socioeconómico o educativo de las familias. Esta suerte de darwinismo social representa un peligro, puesto que significa interpretar el desempeño académico de los estudiantes a través de explicaciones que están cargadas de connotaciones biologicistas, como en el siglo XIX. Se asume que el estudiantado se diferencia entre sí de acuerdo a su "naturaleza". Esta concepción representa llevar la pedagogía neoliberal hacia el extremo, pues es un argumento que, como toda idea racista, conduce a separar a las personas de acuerdo a su lugar en la escala evolutiva: los más "dotados" arriba/dentro y los menos "dotados" abajo/fuera. No es casual, desde esta perspectiva, que Esperanza Aguirre haya propuesto las aulas de excelencia, diseñadas especialmente para los alumnos y las alumnas considerados más aptos.
Ésta y otras ideas sostenidas en el informe referido son una réplica de las que sonaron hace varias décadas en América. Al parecer, en España los principios de la pedagogía neoliberal han levantado vuelo y circulan con fuerza. Y se nota, cómo no: recortes, disminución del presupuesto, privatización de la enseñanza pública, cesión de suelo público, deterioro de las condicaciones laborales del profesorado, etc. En suma, las desigualdades sociales se profundizan al tiempo que los sistemas educativos se convierten en sistemas excluyentes.
¿Cuáles han sido los resultados de la aplicación de los principios pedagógicos neoliberales en el campo de la educación en América Latina? Si se toma el caso ecuatoriano, por ejemplo, habría que fijarse en las recomendaciones del Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial, las cuales perjudicaron directamente a las familias con menos recursos (es decir, a la inmensa mayoría), en la medida en la que, entre otras cosas, se redujo la proporción de recursos públicos destinados a los sectores más desfavorecidos del sistema educativo en detrimento de la multiplicación del número de establecimientos privados. Un fracaso. Las sucesivas reformas educativas puestas en marcha no han hecho otra cosa que ahondar en un modelo que utiliza indicadores de calidad ajenos a la lógica educacional y reduce el análisis a las articulaciones de la educación con la economía.
Ojo: se sabe que en Argentina los padres y madres de familia y docentes que en el año 1991 se manifestaban defensores de la escuela pública y resistían la tendencia privatizadora, para 1995 habían desarrollado en su lugar una fuerte competitividad interinstitucional por la obtención de los recursos extraordinarios, asociados al financiamiento de los proyectos educativos. ¿Qué pasó? Los imaginarios sobre la educación se transformaron.
Si los espejos tienen la función de reflejar las imágenes, las reformas educativas latinoamericanas representan un espejo en el cual la sociedad española debería verse representada. ¿Que por qué cuesta trabajo mirarse en ciertos espejos? Porque Spain is different, es decir, porque Latinoamérica sigue siendo representado como un lugar distinto, exótico, anclado en el pasado. Cuesta trabajo reconocer(se) en la imagen que uno rechaza de sí mismo y para ello existen espejos que también distorsionan las imágenes, acaso producen risa. Al mirarlos, se asume que quien está al otro lado es un simulacro, algo inacabado, lejano, incluso grotesco. Ya lo dijo Octavio Paz: "Esos ojos ciegos que miran los ojos con que los veo". Ver o no ver: that is the question.