25.2.08

Ilustración infantil.


Ahora que hemos pasado los primeros días "D", "D" la Paz, Carnaval, etc...y tenemos un leve respiro hasta que llegue el día "D" Andalucía, me encuentro visitando la página del Centro Virtual del Instituto Cervantes, con la noticia de la exposición Cien años de ilustración española, ¿Qué pintan los cuentos?, en la que se muestran 150 ilustraciones de cuentos españoles de los últimos 100 años.Además si queréis más información podéis entrar en su web, que contiene buenos y variados materiales Como muy pronto tendremos que celebrar el día "D" el libro (aunque restringido a la Generación del 27), a lo mejor de aquí sacamos ideas que nos ayuden, orienten, o al menos distraigan.

19.2.08

Dejación de funciones.

En AulaBlog 21 me encuentro con un enlace a la web del IES Santa María de los Baños.en la que se publica un artículo titulado ¿Dejación de funciones? y que firma Pedro L. Angosto, al que no tengo el gusto de conocer pero con el que comparto muchas de las cosas que dice. Así que aquí os dejo su artículo, esperando que cumpla esa misión de provocar el debate y la reflexión que nos marcamos en El Pizarrín como objetivo del día a día.

¿Dejación de funciones?
PEDRO L. ANGOSTO

El informe sobre la situación de la enseñanza elaborado a instancias de profesores y maestros, culpa casi exclusivamente a los padres del fracaso escolar. También a la falta de medios. Maestros y profesores quedan exonerados de cualquier responsabilidad. Resulta difícil encarar un problema tan peliagudo como éste, algo parecido a intentar cortar el tallo de un cardo borriquero con las manos o arrancar sin protección un higo de una chumbera. Afortunadamente para unos, desgraciadamente para otros, la vida que hemos construido en el mundo occidental obliga a los padres a trabajar fuera y permanecer buena parte del día alejados del hogar. La enorme cantidad de cosas que hay que comprar -unas necesarias, la mayoría no-, la búsqueda de una comodidad ficticia que se basa la consecución de aparatos y sillones termodinámicos de alta precisión que hagan el lar deshabitado más confortable para los espíritus que lo habitan, el pago de unos gastos corrientes cada vez más elevados, la aspiración a vivir como nuevos ricos, han terminado por vaciar las casas y dejar en ellas como únicos moradores a fantasmas, niños y adolescentes.
La ausencia de los padres, sin duda obligatoria en muchos casos, está creando una situación verdaderamente preocupante para la crianza de los hijos. No quiero con estas letras reivindicar ningún tiempo pasado, pero sí llamar la atención sobre un punto que me parece hay que abordar con prontitud y urgencia: el desarraigo, la desestructuración y la pérdida de referencias de aquellos que han venido al mundo por decisión nuestra: comienza la jornada. Seis treinta de la madrugada. Esfuerzo, pereza, cansancio. Desayuno rápido. Nota a los niños, con encargo al mayor. Comida en el frigorífico, unos euros en un cenicero. Portazo. Prisas. Coche. Atasco. Trabajo. Minutos más tarde el despertador golpea los oídos de los chicos que apuran hasta el final en la cama. Leche y bollo. Reparto de euros. Uno se queda en el comedor, el otro vuelve a casa a las tres. Estudia en el Instituto. Regresa. Come del microondas. Se acuesta en el sofá. Enchufa la tele, hace zapin: da igual, ponen lo mismo en todas. Permanece un buen rato recostado. A las cinco treinta se incorpora el hermano. Llega la hora de la «Pley». Horas con ella, queridos por ella. Va cayendo la tarde, diluyéndose en lo negro. Algún amigo toca el timbre, la ciudad comienza a tintinear, las calles se llenan de personas deseosas de regresar al hogar. En torno a las veintiuna horas llegan los progenitores, cansados, con pocas ganas de hablar. Si hay dinero para asistente, todavía quedará algún rescoldo de orden en las cosas, la cena y la comida del día siguiente estarán en su sitio; en caso contrario, es preciso encender los fogones y coger la escoba. Los chicos, si han querido, han hecho los deberes. Llega la cena. Preguntas, requisitorias, reproches, poco diálogo, a veces ninguno, en algún caso fluidez. Se cena rápido. Vuelve a reinar la televisión. Al día siguiente, monotonía de lluvia tras los cristales, rutina. Ha pasado algún año, el padre anuncia que se van a trasladar a una casa más grande en un sitio de más relumbre. Reniegan los descendientes que tienen en ese barrio amistades. La hipoteca obligará a nuevos esfuerzos, aunque no impedirá que, entre tanto, renueven el coche: ha salido un modelo con unas fantásticas prestaciones. El fin de semana, alguna excursión, comida en restaurante, depende de quién y cómo, de los posibles. Se quiere recuperar el déficit de afecto, muchas veces con dinero, pero el tiempo ha construido muros infranqueables. Los padres se destrozan para que no baje la demanda interna del país, para conseguir el estatus que da el dinero. Los hijos crecen solos, con su tele, su «pley», su ordenador y su barrio. Los profesores protestan porque vienen de casa sin educar; otros añoran los tiempos del ordeno y mando, de la disciplina, de la letra con sangre entra, supongo los menos. Los padres exigen a los maestros que eduquen a sus hijos, aunque cuidado con mi Jaume que es un cielo, que el sistema educativo les sustituya en sus obligaciones irrenunciables de educadores en primer grado. Los profesores, muchos de ellos, van cayendo en la abulia, en la queja fácil. Los chavales salen como Dios quiere, unos estudian, van tirando para adelante sin saber cómo, otros a trancas y barrancas, otros, impelidos por el fracaso académico, por la vida tremenda que corre por sus venas, por la falta de atención y afecto verdadero de sus padres, por la ausencia de referencias, por la incomprensión del profesor que ya le ha puesto un cartel, se decantan por la senda sin retorno que lleva a ninguna parte. Cada vez son más. Buscarán el triunfo en aquellos menesteres en los que son hábiles, despreciando cuanto venga de su casa, cuanto derive de la escuela o el instituto, sus verdaderas fuentes de tortura, de infelicidad.

Sea como sea, y estoy convencido de que esta afirmación va a ser muy criticada, alguien tiene que estar en casa un tiempo considerable con quienes ha traído a este mundo, escucharlos y besarlos, corregirlos y enmendarlos cuando sea necesario, es, como se ha dicho antes, una obligación ineludible. Luego sí, un sistema educativo público con todos los medios humanos y materiales que sean precisos.


Y una pequeña reflexión final. Tal vez lo importante no sea la cantidad de tiempo que se pasa con los hijos y sí la calidad del mismo, sin olvidar que los valores se transmiten muchas veces, casi siempre diría yo, mejor con nuestras actuaciones, pequeños gestos, que con discursos.

15.2.08

Cobrar sin trabajar o el anzuelo final.

Para rematar, si es que no se les ocurre nada más, este dislate de la Orden de Incentivos en Educación, aquí en Andalucía, ahora leo en la página del "sindicato oficial" de la Junta de Andalucía la noticia que la Administración Andaluza va a pagar los 600 Euros que esta Orden establece para el primer año, SIN QUE SE VAYA A HACER NADA, es decir va a pagar a aquellos centros que soliciten acogerse a los dispuesto en esta Orden, en teoría por no hacer nada. ¿Qué imagen se quiere dar del profesorado? ¿A qué viene que lo publique como una noticia de Europa Press sin tan siquiera dar su opinión, a pesar de defender esta orden, haberla firmado y promoverla? Mucho me temo que poco a poco le van viendo las orejas al lobo, que no está colando esta forma subliminal de deteriorar la imagen del profesorado, de cargarle todas las culpas del sistema, y que esta orden parece frenada, así que van a intentarlo todo, hasta vender que las primas se pagarán sin ir unidas las mismas a los resultados. ¿A qué vienen entonces? En fin aquí os dejo copia de lo publicado y arriba tenéis el enlace por si queréis visitar su web y comprobar que no es una trola partidista.

Gracias a todos/as los compañeros que cada día aumentan con su negativa el rechazo a esta vergüenza de Orden de Incentivos.

ANDALUCÍA.-Educación garantiza que pagará el primer incentivo de 600 euros a profesores este curso, a pesar del retraso del plan (EUROPA PRESS)
La Consejería de Educación garantiza que este curso pagará el primer incentivo a los profesores de los centros que se acojan al Programa de Mejora y Calidad de Rendimientos Escolares, de 600 euros, a pesar de los retrasos en la apertura del plazo de inscripción a dicho plan.

De este modo indicaron a Europa Press que el curso escolar, en lo que se refiere a las gestiones administrativas, no termina hasta 31 agosto, por lo que el abono de las primas se iniciará en el presente año académico. No obstante, aún no hay fecha definitiva para la paga.
La Consejería ha retrasado hasta el mes de marzo la apertura del periodo de solicitudes para que los centros educativos se acojan al Programa de Mejora y Calidad de Rendimientos Escolares --la iniciativa que contempla dar incentivos de 7.000 euros a los profesores si mejoran los resultados de sus escuelas--, a pesar de que su intención inicial era abrirlo en el mes de enero. Así, la lista definitiva de escuelas admitidas en este plan no se hará pública hasta junio.La Junta todavía no ha aprobado la orden definitiva que regule este programa, sino que ha estado sacando sucesivos borradores en los que ha ido cambiando las condiciones que los colegios e institutos deben seguir para apuntarse a este plan, así como los criterios de evaluación a los que tendrán que someterse a final de cada curso.

El último borrador, del pasado 1 de febrero, al que tuvo acceso Europa Press, establece que para el presente curso, el plazo de inscripción irá del 1 al 31 de marzo, de modo que la Consejería no hará pública la lista de escuelas admitidas en este programa hasta "antes del 15 de junio", saliendo una provisional "antes del 15 de mayo", es decir, con el curso acabando.

En los sucesivos años, según este documento, los centros podrán acogerse al plan de incentivos a principios de curso, entre el 15 de septiembre y el 31 de octubre.

LAS CUATRO PAGAS.

La Consejería explica que el retraso en la publicación en BOJA de la citada orden reguladora se debe a que "el borrador requiere preceptivamente el dictamen del Consejo Consultivo de Andalucía, por tratarse de una orden desarrollo de la Ley de Educación de Andalucía", por lo que todavía no es definitivo. De momento, el periodo de presentación de solicitudes que abre esta orden lleva ya dos meses de retraso.

Según el plan, el profesorado comprometido en este programa percibirá un incentivo económico de hasta 7.000 euros a lo largo de un periodo de cuatro años, distribuidos en 600 euros en 2008, 1.200 euros en el segundo año, y 1.800 euros en el tercero. Estas primas se pagarán con independencia de los resultados obtenidos, ya que están ligadas sólo al mantenimiento del compromiso. Ya el último año, si la evaluación de la Junta es positiva, el complemento final podrá llegar hasta los 3.400 euros, en función del porcentaje de cumplimiento del compromiso, medido en diversos indicadores.

14.2.08

Políticas del libro de texto.Jaume Martínez Bonafé.


El texto que sigue corresponde a la transcripción de algunos extractos del libro Políticas del libro de texto, de Jaume Martínez Bonafé, de Ediciones Morata, 2002. (en concreto, algunos párrafos de la introducción y capítulo primero: páginas 11, 21/22 y 25/27).

Espero que os guste.

Introducción


Todos los días millones de niñas y de niños de diferentes escuelas, en diferentes países, con diferentes culturas y diferentes lenguas,... entran por la puerta del aula llevando de la mano una cartera repleta de libros de texto. Algunos, además, incorporan un break de chocolate que suele reventar a la tercera patada, iniciándose un interesante diálogo estético entre la glucosa con colorante H.23 y una bonita representación en la página 23 de los nefridios vibrátiles de un invertebrado, pero esta es otra historia...
¡Qué fuerza, entonces, la de un artefacto que supervive a políticas dispares, culturas diferentes, tiempos distantes...! Es cierto que, desde que los sistemas de reproducción social se separan de los sistemas de producción, el texto es necesario como forma de representación de lo que debe ser reproducido. Sin embargo, la escuela como institución ha mantenido una forma particular de texto al margen de la evolución que se ha producido en la textualidad de otros sistemas de reproducción social. Y en ese inmovilismo particular radica quizá, de un modo aparentemente contradictorio, su fuerza al tiempo que su obsolescencia.

(....)

Hechos y efectos discursivos del libro de texto escolar

1. La estrategia restrictiva del significado

Un académico, erudito o experto elabora un libro de texto sobre una disciplina cualquiera del currículum (Lengua, Matemáticas, Historia...). Obsérvese que tal persona es, en efecto, experta en la materia curricular en la que trabaja, pero no es necesariamente una persona sabia (en el sentido kantiano). No se le exige un saber relacional o complejo, ni un saber sobre el currículum como totalidad o como texto que concreta y codifica la selección de un fragmento de las culturas para la reproducción social. Pero sí es un erudito en su materia, y puede, por ello mismo, tomar opciones diferentes en relación al cuerpo de conocimiento sobre el que trata. Puede elegir unos u otros significados, definir lo que es relevante, ejemplificar de un modo u otro, establecer jerarquías y mostrarse más o menos "revolucionario" en el interior de su "paradigma". Dedicarle más renglones a Viriato que a Durruti es una opción estratégica en el interior de una comunidad de discurso, y es por tanto una opción estratégica respecto del significado socialmente determinada, O como diría Umberto Eco (1995), una opción de significado relativo con respecto al trasfondo de las prácticas sociales. Así, diferentes expertos pueden elaborar libros de texto distintos.
En el siguiente paso del escalafón, la maestra o el maestro toman opciones eligiendo entre las distintas ofertas editoriales. En este caso, además de mantenerse las restricciones apuntadas para el erudito académico tampoco aquí se exige ser sabio, sino dominar las destrezas didácticas de la materia en cuestión, aparecen nuevas restricciones. Ya no es posible definir códigos o tomar opciones epistemológicas. Sólo es posible elegir entre distintas opciones a las que ya se les dio un formato. En efecto, en la estantería del hipermercado, el profesor o profesora elige una de entre varias posibilidades. Si tuvo la suerte de encontrar un libro que dedicara más renglones a Durruti que a Viriato, y ése era su interés, se dará por satisfecho. Pero juega con desventaja respecto del elaborador del libro que, con la página en blanco, consideró el modo en que quería hablar, cómo quería significar esos fragmentos de la Historia.
Y finalmente nos encontramos al estudiante que arrastra diariamente su libro de texto. Para él hay una sola opción. Para él hay un solo significado. Si Durruti fue un bandolero o un héroe popular –o simplemente, no fue, no existió- eso depende exclusivamente de un soporte que en exclusividad marca los límites del significado. Es, por tanto, un soporte de exclusión de las otras posibilidades que sí pudo considerar el erudito y de un modo bastante más restrictivo su maestro. El significado único, la reducción de los significados posibles a la unicidad, es también un modo de significar: las cosas son así, así hay que aprenderlas. Ésta es la verdad que deberás aprender, al menos para el currículum explícito. Quién fue Durruti o quién fue Viriato ya está escrito y dispuesto para su con- sumo. Una tramposa semántica de la verdad con la que convivimos diariamente en las escuelas. Una empobrecedora teoría del conocimiento

(....)

3. Efecto de control, orden y seguridad.

¿De qué se habla en el libro de texto? ¿Qué cultura o culturas se manifiestan a través del texto curricular? El discurso del libro de texto para la cultura seleccionada como currículo también tiene un código particular. El criterio más común para la elaboración del texto pedagógico es el de tomar el conocimiento científico de una materia o disciplina buscando su "potencial curricular", es decir, su capacidad para generar experiencias de aprendizaje. Puesto que la cultura científica no puede presentarse a los estudiantes en su forma original, se producen "traducciones pedagógicas" introduciendo cambios, supresiones o añadidos, simplificaciones y combinaciones. La lógica interna de la estructura de la disciplina y la adecuación a los niveles psico-evolutivos y conocimientos previos de los estudiantes suelen ser dos aspectos básicos contemplados en el potencial curricular del texto escolar. Pero ésta es una forma de entender la cultura que vale la pena seleccionar para la escuela. Es toda una episteme sobre la escuela. El código de la disciplinariedad, la cientificidad y la parcelación del conocimiento se encuentran detrás de este modo de proceder. Y todavía otro código, más poderoso: hacer innecesario todo proyecto de discusión de las raíces, las redes y las historias del conocimiento humano.
Una traducción pedagógica muy común en los textos para la enseñanza es el tratamiento no conflictivo del contenido científico. Todos sabemos que la controversia y el conflicto están presentes en el modo de elaboración del conocimiento en el interior de las comunidades científicas, sin embargo desaparece en los textos escolares, donde a menudo se presenta una única e incuestionable verdad. Por otra parte, lo que se incluye y cómo se incluye –y lo que se excluye- como contenido, además de determinar lo que se tiene oportunidad de aprender, conforma una visión de la cultura. De aquello que es o no importante. De aquello con lo que probablemente tropecemos en la calle y que jamás entrará en la escuela. De aquello que es excluido por razones ideológicas no explícitas. Por ejemplo, durante mucho tiempo en los EE.UU. algunas editoriales, con la vista puesta en el mercado, trataban con especial sensibilidad la teoría de la evolución de Darwin para no herir creeencias religiosas fundamentalistas. Y en nuestro país, diversas investigaciones mostraron el tratamiento discriminador negativo que se da a la mujer o a las minorías étnicas en los textos escolares. Existen ideologías y valores implícitos en los materiales que utilizamos en las aulas. En lo que ahora quiero insistir es en que las caracterizaciones anteriores suponen una forma de entender la selección cultural en el currículum que obstaculiza acudir a la pregunta radical sobre qué vale la pena ser enseñado y por qué. Y cómo damos forma y presentamos esos acuerdos culturales en la escuela. Es discutible el sesgo científico de la cultura dominante en la escuela, pero más discutible todavía es el criterio parcelador - no integrador - de ese conocimiento.

(...)

En nuestra vida cotidiana se cruzan una multiplicidad de formas culturales desde las que se generan significados con los que los escolares interpretan los nuevos mensajes que la escuela transmite. El texto en el que se elaboran y codifican esos mensajes debería recoger como problema la reducción interesada de nuestro complejo mundo de significados culturales. El entorno y la cultura popular o de la vida cotidiana, presente a menudo en las declaraciones de intenciones educativas, suele quedar relegado al rincón de la marginalidad cuando se trabaja en el aula con los textos escolares. Así pues, más allá de las retóricas sobre el sentido emancipador de la cultura y el conocimiento escolar, el carácter no conflictivo en el tratamiento del contenido curricular, así como las ausencias interesadas, o las negaciones implícitas o explícitas (TORRES, J., 1993), pueden ser analizadas también como un efecto de poder y control en el interior de la institución escolar.


Invita a pensar en muchos aspectos que, por cotidianos y habituales, nos pasan desapercibidos.

11.2.08

A dios rogando...y con la verdad dando.

Tengo la costumbre, no sé si sana o perjudicial, de echar un vistazo cada día a varias páginas web. Algunas las tenéis en recomendaciones de El Pizarrín, y otras las visito con cierta frecuencia, más que nada por `poder hacerme una idea de cómo respiran otras gentes.

Y he aquí que me topo con una de las grandes mentiras que nuestro nunca tan bien nombrado sindicato oficial (la definición es mía por supuesto) se nos deja caer en su web con sandeces tales como que... El Programa de Calidad es una medida más de entre las contempladas en el Acuerdo del pasado 27 de marzo de 2007. Cabe destacar, por ejemplo, el incremento de las plantillas (15.000 nuevos puestos docentes durante el período de implantación de la LEA) o la incentivación de la acción tutorial y directiva, aunque me imagino que esto no es sino fruto de la fiebre electoralista que recorre Andalucía y el país al completo, aunque pagar 30 euros (brutos) al mes para mejorar la atención tutorial, o lo que es lo mismo 6 euros semanales, pues si es un buen acuerdo... Para que no quede duda ahí os dejo copia de su web y enlace a la misma.



Pero por si fuera poco el desparpajo y la falta de rigor, se dejan caer más abajo afirmando que han "exigido" a la Consejería... CC.OO. exige un nuevo acuerdo retributivo para el profesorado andaluz Ante el análisis hecho por el nuevo Consejero de Educación sobre la situación de la Educación andaluza, y especialmente en lo referido a la necesidad de “más profesorado y mejor retribuido”, CC.OO. exige que proceda a cumplir los compromisos contraídos en Mesa Sectorial e inicie las negociaciones de un nuevo acuerdo retributivo.. En fin, que firman un acuerdo que establece que toda mejora salarial irá encauzada a la participación en proyectos y demás (leed por favor el Borrador de la famosa Orden)pero cuando ve la aguja mareada se cubre las espladas poniendo (mucho más escondido claro está)esta supuesta "exigencia".

Aún recuerdo los carteles que este sindicato publicó con "Matrícula gratuita en la Universidad: CONSEGUIDO", "Monitores de Infantil:CONSEGUIDO", y varios más. En fin, cada uno es dueño de sus actos, sobre todo del de no dejarse engañar.

6.2.08

Elaborando leyes.

La gripe y sus síntomas te permite hacer todo tipo de elucubraciones sin que por ello te sientas mal con tu procesamiento mental. A mi, en medio de una de esas subidas de temperatura, me atacaban dos visiones;por un lado veía el cartel de la póbre Cándida, la exconsejera no la de la película de Gomaespuma,
y por otro una imagen de Tristan Tzara pregonando el Dadaismo.

A primera vista una asociación de ideas sin sentido pero, rascando después, te das cuenta que en el fondo es así, más o menos como deben elaborar las actuales leyes nuestros políticos. Si no, lee y luego me dices.

Tomad un periódico.(afin a tus ideas, claro)
Tomad unas tijeras.
Elegid en el periódico un artículo que tenga la longitud que queráis dar a vuestro poema. (léase decreto, orden,...)
Recortad el artículo.
Recortad con todo cuidado cada palabra de las que forma tal artículo y ponedlas todas en un saquito.
Agitad dulcemente.
Sacad las palabras una detrás de otra, colocándolas en el orden en que salgan.
Copiadlas concienzudamente.
El poema está hecho
.(léase decreto, orden, ley,...)
Ya os habéis convertido en un escritor (o legislador, en este caso)
infinitamente original y dotado de (pueden copiarse poemas hechos por legisladores nacionales)
una sensibilidad encantadora. (y conocimiento, progresía, modernidad,...)

Manifiesto sobre el amor débil y el amor amargo. 1921


Ahora cambiad poema por decreto u orden, añadid alguna palabreja técnica y un toque de caracter social-progresista-autónomo, dejando eso sí un resquicio para que el mandamás de turno pueda añadir, quitar o interpretar según convenga en cada momento, y ya tenemos una nueva ley, o decreto u orden para aplicar.

En el fondo la fiebre tiene sus cosas buenas.

Gripe y Educación

Después de varios días alejado de la tiza, la real y la virtual, "gracias" a la aparición en mi vida de la gripe, hoy vuelvo a estar casi en condiciones de al menos usar la tiza virtual.

Una de las ventajas de estar en cama con fiebre es que esa ensoñación calenturienta que te invade te permite percibir las cosas que te rodean de una manera casi más tangible, con una percepción táctil imaginada que nunca en otras circunstancias pareces poder sentir. Igualmente puedes percibir de fondo el sonido de la radio en horario matinal algo que nunca, por la profesión, puede uno hacer. Y mi sorpresa es mayúscula cuando durante 5 largos días de precampaña electoral, nacional y autonómica, no he escuchado absolutamente nada de nada, una simple propuesta o comentario de nuestros políticos, sobre educación. Y es que seguimos oyendo hablar sobre las típicas cosas de las que se habla cuando no interesa hablar de lo que realmente importa: los obispos, usted mintió pero usted antes y más,...

Ya se han olvidado del Informe PISA que tanta tinta gastó, de la necesidad de consensuar las leyes educativas, etc... Así que como siempre la educación sigue sin interesar a nadie, sólo cuando por algún lugar sale un poco de mal olor, se busca a expertos maquilladores y decoradores para que mediante leyes, órdenes y decretos, solucionen el desaguisado que la anterior remesa de los mismos creó.

Mientras tanto, aquí en Andalucía el fasmoso programa de productividad o de los 7000 Euros, se publicasrá el 1 de Marzo, Sábado, con elecciones el día 9. ¿Coincidencia? ¿Se habrán dado cuenta que una mujer que tenga un hijo se verá discriminada en el cobro de ese programa y no querrán que se les estropeee parte del voto por ser discriminatorio para la mujer? En fin, menos mal que la Junta de Personal Docente no Universitario de Huelva y ahora la de Cádiz (a excepción de UGT y CCOO, que no se nos olvide)han rechazado de pleno dicha orden, solicitando una homologación con el resto del profesorado nacional (un vasco gana SÓLO 345 Euros más que yo al mes, sin productividad ni sandeces varias). Para finalizar os dejo una carta de un profesor canario sobre el tema.

Hoy tengo un motivo más para sentirme orgulloso de ser maestro, sindicalista y director de un centro educativo. Mis compañeros y yo hemos dado un ejemplo más de inteligencia y dignidad profesional.

Un sector de la clase política “profesionalizada”, instalada en la cultura del pelotazo, del populismo rancio y demagógico, del uso del poder al servicio de sus intereses de partido y de sectores empresariales afines, daba por hecho que el profesorado era una mercancía en venta y en plenas rebajas. ¡Tremendo error!

Yo, particularmente, y creo que gran parte de mis compañeros y compañeras, hemos dicho un rotundo NO a muchas cosas:
-A autoinculparnos de los males que aquejan a la educación pública canaria.
-A responzabilizarnos en exclusiva de su mejora a cambio de un dinero escaso y mal repartido.
- A introducir el virus de la desunión y la competitividad en una profesión que requiere la colaboración y el trabajo en equipo, aceptando escalafones retributivos injustificados por el desarrollo del mismo trabajo.
- A ser cómplices de un engaño social que pretende ocultar los continuos recortes de la inversión pública en beneficio de la privada.
-A renunciar a unas condiciones laborales dignas y a unos medios suficientes que nos permitan dar una respuesta más eficiente y profesional a los serios problemas de desajuste social, integración y diversidad que acumulan los centros educativos en nuestra sociedad.
-A renunciar a la homologación, a una revalorización económica y social equiparable con los demás funcionarios de la comunidad autónoma.
-A permitir que se nos difame públicamente, que se nos falte al respeto, que se insulte nuestra inteligencia con propuestas y métodos tramposos.
-A que se hagan campañas electorales y carreras políticas a nuestra costa.Por todo ello quiero expresar mi satisfacción y hacer extensiva mi felicitación a mis compañeros de profesión. La lucha por la calidad y la dignidad continúa.

Bernardino Ruiz Velázquez
.

1.2.08

¿Cobrará este los 7000 Euros?

Ahí os dejo un vídeo sobre un profesor norteamericano, Walter Lewin, que hace de sus clases un verdadero show. ¿Pasaría aquí los filtros del Complemento de Productividad de los famosos 7000 Euros?