29.4.08

La calidad educativa entendida desde el prisma de la administración.

Leo hoy en la prensa local el relato de los sorteos que tuvieron que hacer ayer en los colegios concertados de Cádiz ciudad. Imagino que los colegios públicos de la ciudad no tuvieron que hacer este sorteo, ya que la prensa no se ha hecho eco de tal situación.Mientras Diario de Cádiz titula el artículo como El "triste" sorteo de plazas en La Voz de Cádiz si tiula El número de la educación. Yo, sin ánimo de inmiscuirme en tareas periodísticas que no me corresponden, me atrevería a titular los dos artículos uniendo sus títulos, lo que nos daría algo así como "El triste número de la educación".



Y es que esto de la educación, me doy cuenta al cabo de muchos años, tiene que ver bastante con los enfados. Y eso que, para mí, hay enfados buenos, como el que uno se coge cuando los alumnos/as no entregan algún trabajo, o cuando por más vueltas que uno le da a una explicación no consigue que los chavales/as la entiendan, enfados que te demuestran a tí mismo que todavía te sigue importando ese día a día que uno vive en cada aula; sin embargo no es de esos enfados de los que hablo. Me refiero a la falta de interés que los politicastros del momento, pasado, actual y futuro,le dedican a la educación.



Desde hace meses llevamos leyendo y escuchando cómo a nuestros políticos se les llena la boca hablando de la reducción de la ratio en los centros andaluces. He aquí que de pronto, en Cádiz, el IES La Paz recibe la noticia de su cierre por la "alarmante falta de matrícula". Esto, no sólo se contradice con lo que les gusta decir a bombo y platillo sobre lo que es la educación, y en concreto sobre la disminución de la ratio, sino que demuestra que para los que dirigen, administran y legislan, sobre educación, sólo están interesados en que sus planteamientos se cumplan, independientemente del deseo y la necesidad de los que se verán afectados por esas decisiones.

¿Tan difícil es repartir la matrícula de la zona en que se encuentra el IES La Paz, entre los institutos de la zona (distantes en muchos casos menos de 1 Km) para que todos puedan reducir su ratio? ¿Se ha tenido en cuenta la trayectoria del centro, sus programas educativos, la calidad de los mismos, la inversión (educativa que no económica) que podría hacerse en calidad de la zona con una ratio menor de la actual?

Me temo que no. Que sólo se ha contemplado que como hay poca demanda, cerramos el centro, abrimos una línea nueva en el de al lado (masificación en 2 o 3 años, y en el peor (?¿) de los casos la cedemos a un concertado.

Desde hace años los docentes públicos de Cádiz capital, venimos asistiendo al paulatino cierre de los colegios e Institutos públicos de la ciudad, a la vez que la demanda de matrícula en los centros concertados aumenta. ¿Por qué en los últimos 25 años no se ha cerrado un sólo centro concertado en Cádiz y sí públicos? Siguiendo la línea argumental de nuestros dirigentes (defensa de la educación pública de calidad, inversiones en la escuela pública, plan de calidad, bla bla bla), si tengo un centro público y quiero que haya matrícula, no sería más lógico que no se le concediera, de principio, de oferta, a los centros concertados y se mantuviera en los públicos?

Me temo que el hecho de ser funcionarios facilita que el "jefe" te asesore de que es mejor irte al colegio de al lado, antes que protestar, no sea cosa que venga el tío Paco (Paco,....Francisco... ¡ qué francos son!)con las rebajas y... te toque.

Mientras a seguir, cada año, con ese artículo sin escribir pero que tenemos en mente y que llamaremos igual que el de este año, "El triste número de la Educación".

2 comentarios:

Júcaro dijo...

La pregunta que me hago al respecto es por qué los padres prefieren la opción concertada a la pública. Los colegios concertados no todos tienen mejores instalaciones y dotaciones que los públicos; el profesorado del público ha superado unas pruebas mientras que en el concertado puede que sólo se supere la afinidad ideológica o religiosa; el uniforme con todo lo que ello reporta.

Como padre de alumno de centro público solo un apunte. En el funcionario se dan casos lamentables de falta de profesionalidad. Se sienten seguros en sus puestos, se saben intocables y puede que este factor sea determinante.

Pepe dijo...

Ante todo perdón, amigo júcaro, por la tardanza en contestar, pero si lees la última entrada verás algo que pretende ser una justificación.

Cierto es que no todos los centros concertados/privados tienen las mejores instalaciones, ni los mejores docentes; exactamente igual que la enseñanza pública. Entonces qué es lo que hace que los padres/madres se decanten más por la enseñanza concertada. Desde mi punto de vista existe desde hace muchos años iuna idea, no sólo en la enseñanza, que cree que todo lo que no sea público es mejor. Cuando voy al ambulatorio de la Seguridad Social y pregunto la hora por la que va la cola de espera, observo que la mayoría de los pacientes entramos con un retardo de unos 5 o 10 minutos. Siempre escucho alguna queja;sin embargo cuando voy, pongo por caso, al dentista o acompaño a mi hija en las interminables colas de cualquier tienda de ropa actual, nunca escucho que debiera haber más cajeras o que el dentista tarda cada día más en atenderte, y te aseguro que en ambos casos la espera supera con creces a la del ambulatorio.

Esa idea, casi secular, que lo público es peor que lo privado se deja notar más si cabe en la enseñanza. ¿Por qué no hay minorías o extranjeros (salvo de clase media) en los centros concertados? ¿Por qué cada año recibimos en nuestro centro alumnos/as que vienen de centros concertados y siempre son mucho peor que lo que tenemos en el nuestro, con lo que nuestra calidad baja?

¿Que hay funcionarios que son lamentables? Por supuesto, como en cada profesión, salvo que en la pública se ven más porque no existen "filtros", a veces no explícitos, como en la concertada.

Únele el temor de los gobernantes a perder votos de esas familias, y verás cómo en Cádiz capital, se le niega una segunda línea a un centro público (San Felipe) y probablemente le otorguen la cuarta línea a un centro concertado (San Felipe Neri). Y es que el marketing y el poder también pesan.

Gracias por tu comentario.